blogmoai@gmail.com

Profesiones Inhabilitantes. Ivan Illich.

Acabamos de reeditar y publicar Profesiones Inhabilitantes, un breve ensayo de Ivan Illich, de 1977. Si quieres conseguir el pdf del texto escríbenos a blogmoai@gmail.com. Os dejamos a continuación la imagen de portada y la nota editorial que precede al texto. 

El hombre cesa de ser alguien de su propia especie cuando ya no puede configurar sus propias necesidades con los instrumentos más o menos adecuados que su cultura le proporciona. Los hombres o mujeres que han llegado a depender casi enteramente del suministro de fragmentos uniformados, producidos por medios que otros individuos anónimos operan, dejan de vivir vidas humanas y, en el mejor de los casos, simplemente sobreviven, aun cuando lo hagan rodeados de esplendor.


   

Nota editorial: Cuando nos propusimos re-editar este breve ensayo que viene a continuación fueron varios los motivos que nos llevaron a ello.

Por un lado, la obra de Illich ha estado ausente o ha sido ignorada casi totalmente en las últimas décadas, lo cual es una verdadera pérdida para quienes pretenden crearse una concepción del mundo donde la autonomía e independencia del estado o las instituciones sean un pilar básico. Así, tras las reediciones de las obras capitales de Illich, "La desescolarización" y "Némesis médica", que han devuelto a este magnífico escritor al lugar que merece en la creación de un ideario emancipador y revolucionario, siguen siendo muchos los textos de este autor que siguen olvidados, y este es uno de ellos. Así, esta re-edición pretende dar voz a un autor que debió tener más importancia de la que tuvo en un tiempo en el que la socialdemocracia y el comunismo caminaban de la mano para conceder al capitalismo o al estado las libertades que nunca debió perder el individuo o la comunidad, amparándose en el progreso técnico como bien supremo e ineludible de una sociedad.

La editorial H. Blume Ediciones publicó en 1981 "Profesiones Inhabilitantes", libro que se editó en inglés en 1977 y que incluía además del texto de Illich cuatro ensayos más de diversos autores y temática similar. Que nosotros sepamos, este texto no ha vuelto a ser editado en castellano. Pese a los años transcurridos desde su escritura. la temática que se dearrolla en estas páginas sigue vigente, y como ocurre con muchos de los textos que hace décadas comenzaron a trazar la crítica al desarrollo y al mundo de la modernida técnica, los problemas que se desglosan derivados del mismo, así como sus consecuencias se han agravado preocupantemente.

En las siguientes páginas Illich nos desglosa los problemas que la sociedad tecnológica empezaba a causar al individuo y a la sociedad a través de la profesionalización. Desde la creación impuesta y autoaceptada de nuevas necesidades completamente banales y la especialización de lo que antiguamente eran saberes propios de la cultura colectiva y comunitaria, se abre una brecha entre el individuo que aspira a una vida libre y autónoma y la sociedad moderna, que cada vez lo incapacita más para poder salir de la misma, lo "inhabilita" para tomar las riendas de su vida y de manera colectiva crear esa sociedad a la que aspira.

Aunque en la obra del autor podamos encontrar momentos en que éste tenga cierta confianza en que determinados instrumentos técnicos futuros pudieran servir como fuente de liberación, cayendo en un error propio de quien no ha visto la transformación que las últimas dos décadas se ha llevado a cabo por culpa del progreso tecnológico,la advertencia del peligro que corremos dejando en manos del progreso toda libertad y autonomía de los individuos es una constante en su obra.

Por tanto, Illich no hace más que apelar al sentido común de quienes pretendemos una transformación política al margen de las instituciones, para que estemos prevenidos ante las consecuencias intrínsecas que conlleva la sociedad de masas, el progreso técnico y la especialización de todos los campos de la vida diaria, y así podamos llevar a cabo unas prácticas y una crítica sensata y certera que nos alejen de un mundo que nos inhabilita.

Actividades Mayo 2016

Desde el colectivo de crítica al sistema tecnológico MOAI, queremos invitaros a las actividades que este mes de Mayo llevaremos a cabo en el C.S.A. La Revuelta (calle San Agustín, nº 18) de Zaragoza, esperando que sean de vuestro interés.

Viernes 13 de Mayo, CSA La Revuelta, 19:00h: Charla: Fracking. ¿Qué es? ¿Es realmente una amenaza? ¿Cuándo y dónde se prevee su inicio en el Estado español? A cargo de compañeros de Burgos implicados en la lucha contra el fracking.


El objetivo de esta charla es hacer una pequeña actualización de la situación en la que nos encontramos respecto al fracking. Tras un par de años en los que la resistencia contra el fracking se ha ido diluyendo debido a la falta de avance por parte de las empresas y el gobierno, nos llegamos a preguntar si realmente tendremos fracking o ha sido solamente un paso en falso de la industria energética. Sin embargo, lo cierto es que los permisos concedidos a las multinacionales energéticas extractoras caducan, por lo que la sombra del fracking parece o una falsa amenaza o, todo lo contrario, una amenaza inminente.
Sábado 14 de Mayo, CSA La Revuelta, 19:00h: Presentación de la revista Cul de Sac nº5 "El campo y la ciudad: ¿dos mundo enfrentados?" A cargo de Adrián Almazán, miembro del colectivo editor.
Nos agrada mucho también contar con Adrián para que nos haga una breve presentación del último número de Cul de Sac, revista de pensamiento crítico donde la filosofía, el debate y las críticas sobre el mundo moderno y el desarrollo tecnológico se mezclan creando esta interesante publicación. Cada número de Cul de Sac suele reunir textos en base a una temática común, en este caso, el tema es la dicotomía ciudad-campo, con artículos clásicos y propios sobre la vida rural, las ciudades, el campesinado, el desarrollo de ciudades del pasado, etc... Tras una breve presentación se dará paso al debate que pueda surgir.
Para poneros en contacto con nosotros:
Visita nuestro blog: archivomoai.blogspot.com
blogmoai@gmail.com

Nedd Ludd y la reina Mab. Ediciones MOAI.

Ned Ludd y la Reina Mab. Destrucción de máquinas, Romanticismo y los Comunales de 1811-1812.

Con este libro presentamos lo que pretende ser ediciones MOAI.  Publicamos la traducción del texto del historiador americano Peter Linebaugh Ned Ludd & Queen Mab. Machine-Breaking, Romanticism and the Several  Commons of  1811-1812. Hemos optado por una edición limitada de 100 ejemplares con portada en cartulina y serigrafía. El texto consta de 67 páginas que relatan de manera amena, novedosa y rigorosa la historia del luddismo inglés a principios del siglo XIX. El precio es de 4 euros para particulares y 3 euros para distribuidoras. Podéis pedir los ejemplares que queráis en blogmoai@gmail.com. También os dejamos el archivo para descargar de manera gratuita del que quien lo desee puede hacer las copias que quiera.



Un brillante amanecer espera el día humano,
cuando todo intercambio de los regalos naturales de la tierra
sea un comercio de buenas palabras y trabajos;
cuando la pobreza y la riqueza, la sed de fama,
el miedo a la infamia, a la enfermedad y a la aflicción,
la guerra con sus millones de horrores, y el fiero infierno
solo vivan en la memoria del tiempo.

La reina Mab, P.B. Shelley


Descargar

COP 21. La comedia de París.

COP21. La comedia de París.
Finalizada la pantomima de París, los testigos se dividen entre los partidarios de la expresión “oportunidad perdida” y los del “acuerdo histórico”. Evidentemente todo depende de las expectativas y de las posiciones ideológicas de cada uno… y de sus intereses. Así entre los decepcionados los hay cercanos al “acuerdo histórico” como es el caso de WWF y Greenpeace y algunos sinceramente decepcionados como es el caso de ecologistas en acción (otra cosa sería la lucidez de cada posición y de su punto de partida). El mundo de la sostenibilidad , del que forman parte las cumbres climáticas, es cada vez más una especie de farándula, una especie de farsa, donde unos "negociadores", unas "partes", una constelación de organizaciones, cada vez más profesionalizadas representan papeles pre-establecidos y que son un fin en sí mismos, las ONG (muy abundantes en el sector) hacen el papel de buenos, las organizaciones gubernamentales el de responsables y los estados (incluidos el Vaticano) el de profundos reflexionadores sobre la vía más correcta... ¿Y las corporaciones?, las corporaciones van a la suya (como siempre) con el apoyo incondicional de todos los actores anteriores.

Todas estas conferencias utilizan un catálogo de siglas y de términos de argot totalmente ininteligibles para las "personas normales". UnitedNations Framework Conventionon Climate Change (UNFCCC), Subsidiary Body for Scientific and Technological Advice (SBSTA), Subsidiary Body for Implementation (SBI), Nationally-determined Mitigation Contributions (NDMC), New Market Mechanism (NMM), Global Public-Private Partnerships (PPPs) y así cientos de siglas y acrónimos (sin contar las siglas de las organizaciones). Hay toda una capa de burócratas, separados de toda realidad, que tienen como finalidad auto reproducirse dentro del teatro de la organización "contra" el cambio climático.

El documento de los acuerdos de París, como todos los tratados de la ONU, es un galimatías lleno de siglas, de circunloquios y de verbos en tiempo condicional (el debate entre deben y deberían estuvo a punto de hacer naufragar el acuerdo). En resumen 20 años de negociaciones (desde la primera conferencia de 1995) han servido de poco, las emisiones han seguido (y seguirán) aumentando.
Todo se deja en manos de los mercados (excepto las jugosas subvenciones por más de 500 millones anuales a la industria de lo fósil). Pero el mercado de carbono no acaba de funcionar, todo el diseño giraba en torno a precios más altos de los que ahora se pagan (menos de 6 € por tonelada, el valor de una caña y unas aceitunas) y la tendencia es a bajar. Con estas rentabilidades no hay ningún tipo de especulador (fondos buitres, ratas capitalistas diversas ...) que quiera «arriesgar» cuando los beneficios son tan escasos. Así que los fondos capitalistas (y muchos estados, como China) se dedican a invertir en otros aspectos del cambio climático, invierten en tierras cultivables (millones de hectáreas acaparadas en África y Asia), en bosques (y plantaciones como las de la palma de aceite) y de recursos hídricos, hay miles de millones de euros en fondos financieros «climáticos» ...

Lo que ahora desea el petrocapitalismo es terminar de amortizar sus infraestructuras y agotar los yacimientos Todo ello, como hasta ahora, con la subvención de los fondos públicos, evidentemente.
Hay varios mecanismos para lograr esto, pero lo que ahora está más de moda es el secuestro de carbono y la geoingeniería. El secuestro, ya sea en la vegetación, en el fomento de la bioenergía o en plantas de bombeo del dióxido de carbono hacia depósitos subterráneos. Lo que parece generar más esperanzas de negocio en geoingeniería son la «gestión de la radiación solar": alterar la atmósfera para reflejar parte de la radiación solar esparciendo productos químicos y la "fertilización" con hierro del mar para aumentar la productividad biológica y fijar el CO2: alterar más lo que ya está alterado.

Otra buen negocio "contra el cambio climático" sería "la agricultura inteligente", que no es otra cosa que la agricultura industrializada reciclada a hostias: semillas patentadas, transgénicos, fertilización masiva y uso indiscriminado de agrotóxicos, ahuyentando a los campesinos para dejar lugar a la agroindustria.También se trata de poner en valor (y comerciar con ellos) los "servicios ecosistémicos" convirtiendo la biodiversidad y los ecosistemas en nuevos recursos a explotar (créditos de carbono). Todo ello con el fin de mercantilizar y monetarizar lo poco que quedaba sin estar en las garras del capital (al menos no totalmente), el aire y lo que es natural. Pues bien todo este mercado ha quedado abierto con los acuerdos “históricos” de Paris.

Los estados y las corporaciones capitalistas son los que destruyen el clima, y sólo acabando con ellos hay alguna posibilidad de enderezarlo, los gobiernos, las ONG, la Alianza por la Justicia Climática lo único que hacen es profundizar la crisis, dar justificaciones a los perpetradores y promover nuevos productos financieros climáticos.

Un 1% de la población acapara/consume un 50% de la riqueza, si prescindimos de este 1% nos quedaremos igual y reduciremos en un 50% las emisiones de GEI (Gases de Efecto Invernadero), seguramente un 5% de la población mundial acapara el 75% de la riqueza, si prescindimos de este 5% reduciremos en un 75%, el 25% que nos queda puede bastar para mantener a todos, el problema no son el 95%, el problema son el 5% acaparador. Hasta ahora siempre habían sido arrojados por la borda de la nave tierra a los pobres, ya van siendo hora de que tiramos a los ricos.
Puede parecer una tontería, pero en el fondo lo que necesitaría la mitigación del cambio climático sería un black bloc global (lo que se ha echado de menos en las manifestaciones llenas de batucadas, animalitos de peluche y disfraces de oso polar),. La organización criminal más grande (hasta el momento) en el planeta, la Organización Mundial del Comercio se tambaleó en Seattle, aunque se recuperó muy rápido.

Encontrar la manera de dar al cambio climático un papel central en la confrontación con el poder es uno de los problemas con los que nos encontramos y de los que no acabamos de encontrar la solución. A pesar de que siempre nos llenamos la boca con la necesidad de globalizar y extender las luchas y que esta sería precisamente una lucha global que incluye sectores y geografías diversas.
Tumbar la COP22 o la COP23 puede que sea un sueño, pero es un sueño que vale la pena soñar.


¡¡POR UN PLANETA LIBRE Y SALVAJE !!. 

Alimentación industrial y cáncer



Hace unos días la IARC (Agencia Internacional de Investigación sobre el Cáncer) de la OMS publicó una nota alertando del carácter cancerígeno de la moderna dieta carnívora. La nota ha generado una reacción (esperable) del lobby cárnico, reacción que oscila entre la burla y la defensa de “los puestos de trabajo” de esta industria.
La OMS se ha visto obligada a publicar una aclaración donde puntualizan (reiterando lo escrito en el informe) que lo carcirógeno es el estilo de vida basado en una alimentación cada vez más carnívora. De poco les ha servido, los mismos que aplaudían cuando declaró que no había pruebas de la toxicidad de los transgénicos le niegan ahora valor científico (como lo negaron hace unos meses con la clasificación como cancerígeno del glisofato, el herbicida de Monsanto).
La producción de carne tiene un gran impacto ambiental, este sector genera el 14.5% de los gases de efecto invernadero y para producir una kcal de carne se necesitan 4.000 litros de agua, mientras que una kcal de cereales necesita 500.
Actualmente el consumo medio de carne en el mundo está sobre los 43,xx1kg por habitante y año (118 g diarios) y en los países desarrollados llega a los 79,3Kg (¡217g diarios!), antes de la crisis en los EUA se consumían más de 100kg anuales por persona (274g), y ahora están sobre los 75kg. La tendencia, con la irrupción de carne barata es al alza.
En los países emergentes (China, India y Brasil) no solo están aumentando el peso de la carne en su dieta, sino que empiezan a ocupar los primeros puestos en la “fabricación” mundial. Por ejemplo la India, es el principal productor de carne bovina, en forma de búfalos, especie más barata de criar que las tradicionales europeas o americanas.
Parece que la carne, más allá de su “valor” alimentario, tiene un valor de prestigio social y que las nuevas clases medias (y aspirantes a ella) hacen de su consumo una señal de su estatus, de su posición económica. Por tanto detrás del consumo de carne hay una ideología social, política y económica.

La producción de carne es un caso parecido al de la industria automovilística: la producción ineficiente de unos “objetos” innecesarios, de un gran impacto ambiental y social… Igual que el automóvil se introdujo mediante la destrucción deliberada de otros medios de transporte (por ejemplo Ford acabó con los tranvías de muchas ciudades) o ha condicionado el urbanismo de las ciudades, la industria de la carne, ha destruido el sector agrícola.
Cada vez más tierras productivas se dedican a forraje, legumbres y cereales para consumo animal y a pastos (un 78% de las tierras agrícolas se dedican a esto…), más de la mitad de los cereales se dedican a piensos .
En un mundo donde el número de personas hambrientas o muertas por desnutrición es cada día más grande (aunque el porcentaje sea más pequeño) el uso mayoritario de la tierra para producir carne es como menos inhumano, incluso desde el punto de vista capitalista.
La industria de la carne está cada vez más concentrada en 10 empresas (4 de los EUA, 3 de Brasil, 2 de Europa y 1 del Japón) estas empresas facturan 189.000 millones de dólares al año. Una concentración parecida se produce en la genética animal, controlada por 7 empresas (2 de los EUA, 4 de Europa y una de Tailandia). Tres empresas controlan el 95% de los pollos de engorde (una de Europa, una de los EUA y una de Tailandia).
Los países desarrollados subvencionan enormemente la producción de carne, así las subvenciones llegan a los 52.000 millones de dólares, de todo este dinero el 35% va al bovino, un 29% a la producción de leche (mayoritariamente de vaca) y un 14% al porcino, el resto (un 22%) se reparte entre los huevos, el ovino, la soja, las aves…

La agricultura: el peor error en la historia de la Humanidad.



Ese es el título de un famoso artículo de Jared Diamond donde sostiene que el paso de la economía de cazadores recolectores a una economía agraria es la causa de las desigualdades sociales y sexuales que ahora padecemos, así como de muchas enfermedades y del despotismo.
La versión tradicional es que la vida de los cazadores recolectores era bruta, breve, expuestos a hambrunas y que la agricultura proporcionó comida en abundancia así como tiempo libre para algunos individuos para que se dedicaran a otras tareas más creativas como el arte o la ciencia. La agricultura sería la causa de que tengamos el Partenon, literatura o la misa de Bach en Si menor, por ejemplo.

La realidad es que ese retrato es erróneo. Por ejemplo, el estudio de los cazadores recolectores que existían todavía en el siglo XX ,y en la actualidad, indican que disponían de mucho más tiempo libre que los agricultores vecinos y de hace siglos (y, desde luego, que nosotros). El tiempo medio que dedicaban los Bushmen del Kalahari a obtener comida era de 12 a 19 horas semanales. Los Hazda de Tanzania, 14 horas o menos…Cuando le preguntaron a un Bushman por qué no imitaban a las tribus vecinas de agricultores contestó: “¿para qué, si hay tantas nueces mondongo en el mundo?”

Mientras que los agricultores se concentraron en cosechas ricas en carbohidratos como arroz y patatas, la mezcla de plantas salvajes y animales que comen los cazadores recolectores provee más proteínas y un mejor balance de nutrientes. En un estudio, los Bushmen ingerían 2.140 calorías al día y 93 gramos de proteína, considerablemente más que la dosis diaria recomendada. Por otro lado, dado que estos pueblos se alimentan de más de 75 tipos diferentes de plantas salvajes es inconcebible que se murieran de hambre como los cientos de miles de granjeros irlandeses cuando la escasez de las cosechas en los años 1840.

Tenemos evidencia por técnicas recientes de paleopatología de que la salud de los primeros agricultores era también peor que la de los cazadores recolectores. Existen datos con respecto a la altura. En esqueletos de Grecia y Turquía se observa una altura en cazadores recolectores de la edad de hielo de 5´9” en hombres y 5´5” en mujeres. Con la adopción de la agricultura, la altura decayó y en el año 300 antes de nuestra era había bajado a 5´3” para hombres y 5´para las mujeres. Los griegos y turcos actuales no han recuperado todavía la altura de sus ancestros.

Otro ejemplo de estos estudios de paleopatología es la investigación llevada a cabo en enterramientos indios en los valles  de Illinois y Ohio. Comparados con los cazadores recolectores que les precedieron, los granjeros sufrían un 50% de aumento en defectos en el esmalte, indicativo de malnutrición, el cuádruple de deficiencias de hierro (anemia), el triple de defectos óseos por infecciones y un aumento de signos degenerativos en la columna vertebral, probablemente por el aumento del esfuerzo físico. La esperanza de vida en el momento de nacer en la época anterior a la agricultura era de 26 años, pero después de la agricultura era de 19 años.

Existen tres razones para explicar la mala salud que encuentran estos estudios en agricultores. Primero, la dieta variada de los cazadores recolectores, que ya hemos comentado. Hoy en día tres plantas ricas en carbohidratos (arroz, trigo y maíz) proveen la mayor parte de las caloría consumidas por la humanidad. Segundo, al depender de una limitada cantidad de cosechas, si una de estas fallaba llegaba el hambre. Por último, la agricultura llevó a un agrupamiento de la población, a un aumento de densidad, lo que provocó la extensión de los parásitos y el aumento de las enfermedades infecciosas. Cuando las poblaciones humanas eran pequeñas y muy diseminadas no podía haber epidemias. La tuberculosis y las diarreas no aparecieron hasta el surgimiento de la agricultura y la peste o el sarampión hasta que aparecieron las grandes ciudades.

Pero, además de malnutrición, hambre y epidemias, la agricultura trajo otra maldición para la humanidad: la división en clases. Los cazadores recolectores no almacenaban comida, o muy poca, vivían prácticamente al día. Por lo tanto no podía haber reyes ni clases sociales parásitas que vivieran a costa del trabajo y la comida cosechada por otros. Sólo con la agricultura pudo surgir una élite no productiva que, encima, disfrutaba de mejor salud. Esqueletos de las tumbas de Micenas de 1.500 antes de nuestra era muestran que los reyes comían mejor que los plebeyos ya que sus esqueletos eran más altos y sus dientes más sanos. En momias chilenas de año 1.000 de nuestra era, la élite no sólo tenía más ornamentos y objetos de oro, sino que los huesos muestran menos lesiones óseas debidas a enfermedades.

La agricultura aumentó las desigualdades entre los sexos. Las mujeres agricultoras sufrieron presión para tener más hijos que trabajaran en el campo, y este aumento en el número de hijos desgastó su salud; en las momias chilenas se observan más lesiones óseas en mujeres que en hombres. Las mujeres cazadoras-recolectoras tenían hijos cada 3-4 años. Con la agricultura ese plazo se pudo acortar a dos años. Helen Fisher dice que el principal causante de la opresión de las mujeres fue el arado, porque exigía un mayor esfuerzo físico, que sólo podían realizar los hombres, de manera que las mujeres quedaron desvalorizadas y como bestias de carga en muchos casos. También, el cambio económico en general que suponía la agricultura potenció la monogamia. Entre cazadores recolectores, las mujeres habían disfrutado de mucha libertad, eran normales las separaciones o divorcios en un sistema que podemos denominar de monogamia seriada. Como las granjas y los campos no se podían dividir fácilmente, la agricultura demandaba unos matrimonios más estables y las normas culturales y religiosas variaron en el sentido de alabar y potenciar la monogamia.

La conclusión de Diamond es que la agricultura consiguió que unos pocos vivieran mejor, pero que la mayoría viviera peor. Entonces, ¿por qué la gente adoptó la agricultura? Pues básicamente porque la agricultura permitía mantener a más gente, aunque fuera con menos calidad, digamos que se sacrificó la calidad por la cantidad. La densidad de población entre cazadores recolectores raramente sobrepasa una persona por 10 millas cuadradas, mientras que entre agricultores se llega a 100 veces esa cifra. Se alimentan más bocas con la agricultura, y en evolución esa es al final la moneda en que se mide todo: los que dejan más descendencia desplazan a los que dejan menos.

Lógicamente, esta es la visión de Diamond, pero otros autores no están de acuerdo y probablemente la verdad, como casi siempre, se encuentre en un punto intermedio, pero está bien desafiar el discurso tradicional y fijarnos en la otra cara de la moneda. Recientemente, acaban de publicarse unos estudios que indican que la aparición de las desigualdades sociales son anteriores a la agricultura.

En cualquier caso, siempre me ha llamado la atención que cuando ciertos grupos o ideologías critican nuestro sistema de vida actual (la economía capitalista, etc.), siempre suelen plantear como alternativa a la misma comunidades agrarias de un tipo u otro, como si ese fuera el estado natural del ser humano. Como explica Jared Diamond, si  ilustráramos nuestra historia ancestral con un reloj en el que cada hora representara 100.000 años y la historia del hombre empezara a medianoche, estaríamos ahora al final del primer día. Habríamos vivido como cazadores recolectores todo el día y sólo al final del mismo, a las 23:54 habríamos adoptado la agricultura. Si existe un estado natural del ser humano, en el que se ha producido la mayor parte de nuestra evolución como especie, es el de cazadores recolectores.


Fuente: http://ilevolucionista.blogspot.com.es
















Las fronteras... cada día más impermeables

En los aeropuertos de Madrid, Barcelona, Girona, Palma de Mallorca, Alicante, Tenerife Sur y Málaga y en el puerto de Algeciras se han instalado un total de 124 estaciones biométricas ABC (Automatic Border Control) fabricadas por la multinacional del control INDRA.

El viajero se planta ante la pantalla o espejo electrónico, inserta su documento electrónico (DNI para los nacionales y pasaporte para el resto de los ciudadanos de la UE) y coloca la mano sobre el lector dactilar. Entonces el módulo de control lee las medidas biométricas del usuario, las
compara con la foto, comprueba la huella dactilar y la validez del pasaporte y se conecta con tres bases de datos policiales internacionales por si esa persona tiene alguna “cuenta pendiente” con la ley.El sistema ABC instalado en el presenta además la particularidad de que registra tanto las entradas como las salidas del Espacio Económico Europeo, el  espacio Schengen. Si el aparato no reconoce la cara o las huellas de una persona, esta pasa a ser supervisada por un policía humano. Próximamente se espera instalar este sistema también el el puerto de
Barcelona.

La excusa es agilizar el paso de la frontera para los ciudadanos de la UE (se tarda unos 20 segundos en la operación), pero en realidad lo que se busca es detectar suplantaciones y falsificaciones, así como poder dedicar más recursos al control de los viajeros de países que no son miembros de la UE.

Es de temer que, después del frustrado atentado en el ferrocarril francés y las medidas de “seguridad” que se van a desplegar en todos los trenes de Europa aprovechando la excusa, pronto veamos kioscos biométricos también en las estaciones de ferrocarriles. La implantación de fronteras interiores, al menos para una buena parte de las personas, pronto va a ser
un hecho.


Un verano con demasiados niños y niñas muertos y agredidos…

En aproximadamente un mes, cuatro bebés han muertos o gravemente lesionados por sus progenitores en el estado español: huesos rotos (los huesos de los bebés son muy flexibles y difíciles de romper), lesiones internas, quemaduras… A finales de julio las noticias hablaban de dos niñas en Galicia, luego las dos de Castelldefels y su madre…

En Cataluña el año 2009 hubo 334 notificaciones por malos tratos en 2009 en niños y niñas de menos de un año, en el 2013 hubo 254… En la mayor parte de los países donde se ha estudiado seriamente el tema se ha visto que, como máximo, se detectan un 20% de los casos… Podemos decir pues que, sólo en Catalunya se superan (de largo) los 2.000 al año… ¡Más de 5 cada día!

En 2013 los casos notificados de malos tratos en el Estado Español fueron de 12.372 (61.860 si se detecta el 20%), 4.963 graves (24.815 el 100%).

Todos los empresarios dedicados a la cría de ganado (incluidos los criadores de ganado humano) saben que las condiciones de cría son estresantes, alienadoras y que arrasan física y mentalmente.

Los animales enjaulados sufren multitud de patologías, se deprimen, adelgazan, adquieren conductas maníacas de movimiento, se autolesionan, se agreden, practican el canibalismo… y matan a sus crías.

Los empresarios avícolas saben que por debajo de un espacio mínimo hay bajas por agresiones y muertes súbitas. Los ganaderos saben que administrando neurolépticos y tranquilizantes a los animales disminuye el impacto del canibalismo. Los porcicultores saben que si se desteta a los lechones más tarde disminuye la agresividad y la caulofagia( del latín caulo꞊cola, fagia꞊comer, literalmente, comerse la cola). Saben también que la mortalidad de los cerdos en su transporte al matadero disminuye en un 80% si se les administran neurolépticos. Y que la resistencia al estrés térmico de gallinas y cerdos es mayor cuando están tratados químicamente.

Todo se reduce a un cálculo de beneficios según el tipo de cría. Si hay un aumento de la producción para compensar las “bajas”, se puede seguir adelante con beneficios.

Los que nos crían a nosotros y nos utilizan antes de llevarnos al matadero también saben todo esto… Por esto tratan de mantenernos pacificados y si no, disponen de un arsenal mayor que el de los empresarios zootécnicos: antidepresivos, ansiolíticos, sedantes, pastillas para dormir y para despertarse, medicamentos contra la hiperactividad, hormonas para las menopáusicas, terapeutas de todos los colores… Y en último término coerción pura y simple, los antidisturbios, la cárcel, el manicomio…

En el estado español se consumieron 56,7 dosis diarias de ansiolíticos e hipnóticos por cada mil humanos en 2011, un 46% más que en 2000… Sólo con lorazepam y alprazolam fueron ya 36 dosis.

Este caluroso verano un número importante de humanos enjaulados han desarrollado conductas infanticidas, de un canibalismo social, social porque va emparejado con la familia nuclear, la pareja binaria y el patriarcado, porque va unido a la idea de posesión y dominación sobre los hijos transformados en objeto de consumo y de “prestigio” social.

Adultos humanos han hecho la vida imposible a 8 crías, enfermos por dominados, enfermos de ansias de dominar… Enfermos de dominación, enfermos de patriarcado… ¡Pero finalmente dominadores, finalmente enemigos de la vida libre!


Estos humanos infanticidas son tan despiadados como la gallina caníbal que picotea sus pollitos hasta la muerte… A las gallinas que matan a sus pollos, tradicionalmente se las envía directamente a la olla. Pero todavía más despiadado es el sistema de dominación y domesticación que los hace aflorar, la megamáquina de la desdicha que tritura a los humanos, a los animales y a la tierra.